LA VERDAD SOBRE LA SALUD: un derecho del ser humano

Revista Estilo de Vida 

Germán Velásquez, el ex OMS que lucha por la salud universal

Las misiones del manizaleño abarcan desde la democratización de los medicamentos, hasta la no privatización de la agencia mundial de la ONU.

Por: Claudia M. Gómez – directora@revistaestilodevida.co

Manizales-Colombia----GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--

Magazine El Arte de la SALUDFoto: Manizales, Colombia: Revista Estilo de Vida y Manuel Alexiades  – Instituciones relacionadas con GV: www.sorbonne-universite.frwww.who.intwww.southcentre.intwww.javeriana.edu.cowww.ucm.eswww.invima.gov.co

En una finca construida hace más de un siglo en el pueblo más próximo a Ginebra, Suiza,  vive el  colombiano  que hasta la fecha ha ocupado el cargo más alto en la Organización Mundial de la Salud.  Hoy,  junto a su esposa  –su coequipera y aliada–,  sus cuatro hijos y su exquisita biblioteca  (que  además  de  su  tesis  de doctorado   en  economía  de  La Sorbona,  su Libro  Rojo  de  la  OMS  sobre excepciones  en  patentes  de  derechos  de  propiedad  intelectual  y  su  investidura honoris  causa  otorgada  en  2015  por  la  Facultad  de  Medicina  de  la  Universidad Complutense  de  Madrid,  conserva  unas  guacas  precolombinas),  Germán Velásquez  sigue  su  incansable  lucha  por  el  acceso  a  una  salud  universal.
Y lo hace desde hace una década como analista, habiendo trabajado como Coordinador del Programa de Medicamentos en la sede de la OMS en Ginebra y ahora desempeñándose como Asesor Especial, en Política y Salud en South Centre, una organización intergubernamental con sede en la capital suiza que asesora a 54 países en vías de desarrollo. “Pasé 20 años en la OMS; hace 10 salí, y en el puesto que tengo ahora, la mitad de mi trabajo consiste en hacer un seguimiento de lo que está pasando en la OMS, de manera que yo la conozco al dedillo, inclusive, ahora más que cuando estaba adentro”, cuenta con su marcado acento paisa, el también filósofo de la Universidad Javeriana que se autodefine como un “niño mimado por la vida”, al  lograr  que  sus  batallas  no  sólo  generen ampolla  en  los  gobiernos  y  sistemas  de  salud  mundiales, sino que también lo hayan guiado a lo largo de una carrera que “con modestia reconoce, ha sido bastante exitosa y brillante”, sostiene  el  “Robin Hood’  de  la  salud  que  ha  sido víctima  de  intimidaciones  por  defender  sus  ideales  y  los  derechos fundamentales  del  ser  humano.

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez

CLAUDIA M. GÓMEZ: ¿Cómo ha sido esa hábil combinación de filosofía y economía al servicio de la salud?
GERMÁN VELÁSQUEZ: Cuando terminé filosofía, pensaba ir a Europa a estudiar un master en ciencias políticas. Al darme cuenta de que tenía un diploma en filosofía de la Javeriana y que si le juntaba las ciencias políticas iba derecho a morir de hambre porque no conseguiría trabajo, entonces mis amigos me aconsejaron estudiar economía. Hice un máster en economía en La Sorbona y luego busqué trabajo. Por casualidades de la vida encontré uno en una compañía farmacéutica en Indonesia; luego me transfirieron a Bélgica y luego, a Suiza (Lugano) y en esos tres años con dicha farmacéutica americana,  me  di  cuenta  de  una serie  de  aberraciones  en  cuanto  a  las  prácticas  de  la  industria  farmacéutica.  Descubrí, con sorpresa y dolor, que no era una industria al servicio de la salud, sino más bien al servicio de los beneficios particulares y con intereses comerciales antes que de salud pública.
– CMG:  ¿De  ahí  su  tesis  de  maestría  en  La  Sorbona  sobre  la  industria  farmacéutica?
 GV:  Sí; decidí salir de esa compañía farmacéutica para que, con esos tres años de experiencia, pudiera hacer un  doctorado  en  la Sorbona.  Al retirarme conocí a quien hoy es mi esposa; ella iba a hacer una tesis en antropología en Mozambique; me dijo que fuera con ella y le dije: ‘si me encuentras un trabajo, voy contigo’, y ella tuvo oportunidad de ver al  Ministro  de  Salud  de  Mozambique  en una conferencia que dio en París, después de la cual dijo: ‘necesito a  alguien que me pueda aconsejar a construir una industria farmacéutica’ y Christine  (mi esposa)  se le acercó y le habló de mí.  El ministro le dijo que le enviara mi  currículo  y  a los ocho días,  a mis 25  años  fui  Consejero  Privado  del  Ministro de  Salud  de  Mozambique.  Mientras trabajaba seguía con mi tesis en La Sorbona; después de tres años y medio fui a París y la presenté, siendo uno de los primeros trabajos que se publicaron en Francia con una crítica sobre la industria farmacéutica. Se tituló  La industria  del  medicamento  y  el  tercer  mundo.  La presenté y la sostuve en La Sorbona, y por su calidad, fue publicada por una reconocida editorial francesa. Regresé a Mozambique y al mes me llamaron los padres de Christine a decirme que había un articulo de media página sobre mi libro en el periódico  Le  Monde.  Era nada menos que una reseña de  Alfred  Sauvy,  quien explicaba que era un libro de excelente calidad dándole muchos elogios. Eso hizo que desde entonces nunca tuviera que buscar trabajo, y que siempre me ofrecieran cargos. Por eso he sido un niño consentido.
CMG:  ¿Y  cómo  llegó  a  la  OMS?
GV:  Tras tres años en Mozambique, recibí  una  oferta  laboral  de  la  OMS  y  otra  de  la Unión  Europea;  ésta última me pareció interesante por ser un proyecto en Mali sobre restructuración del área farmacéutica. Quería seguir en África, ya que venía de trabajar en Mozambique, un país que recientemente se había independizado de Portugal, pero ahora iba a un país francófono en el otro extremo del continente. Estuve allí tres años durante los noventa, y mientras trabajaba en Mali, el Ministro  de  Salud de  Colombia de esa época supo de mí  –tal vez por el libro o por boca de alguien que le comentó sobre mí, creo que un amigo, Mauricio Trujillo Restrepo–.  Un día, recibí un mensaje de la  OMS  diciendo  que  el Ministro  de  Salud  de  Colombia  había solicitado que yo evaluara el sistema de medicamentos del país. Cuando vimos esto con mi esposa (quien ama Colombia), decidimos irnos de Mali a esta misión de cinco meses en Colombia que consistía en revisar el sistema de aprovisionamiento de medicamentos con el  Instituto  Nacional  de  Salud,  el  Invima  y  el  Ministerio  de  Salud.  Realice  el  informe  que fue  bien  recibido,  y  a  la  OMS  le  gustó tanto que me llamó a trabajar allí.
Depositphotos-GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD-

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez

– CMG: ¿Y  así  comenzó  su  trayectoria  en  la  Agencia  de  Salud  de la  ONU?
GV:  Sí;  me dieron un puesto en el que en principio sería responsable del programa de medicamentos de la OMS en América Latina;  mi esposa me dijo que aceptara el cargo siempre y cuando fuera en cualquier país de Latinoamérica, pues si algún día tendríamos hijos  (que los tuvimos)  no quería educarlos bajo el sistema suizo. Dije esa condición; eso fue hace 30 años y desde entonces no volví a salir de la OMS.  Fui  director  del programa  de  medicamentos,  y  en  los  últimos  siete  u  ocho  años que  estuve  en  la  OMS  fui  director  de  un  secretariado  sobre  salud pública  y  propiedad intelectual  en  la  oficina  de  la Dirección General  de  la  OMS.  Llegué a un puesto bastante alto.
– CMG:  ¿Y  en  dicho  último  cargo  recibió  intimidaciones y  amenazas?
GV: Sí, en esos últimos años sucedieron agresiones que empezaron en Río de Janeiro; yo estaba en el Ministerio de Salud dando unas conferencias, y por la noche cuando salí del hotel, dos jóvenes me agarraron y cortaron mi reloj a un lado (un Swatch, sin ningún valor); también me quitaron el blazer que llevaba puesto y no más. Yo estaba cerca al hotel y entré muy rápido; no me asusté porque pensé que era un atraco, como le podría ocurrir a cualquiera en Río, Sao Paulo u otra ciudad. Me preocupé más por la sangre que estaba cayendo en un bonito tapete que estaba en la entrada del hotel, que por lo que me acaba de ocurrir. Fui a un hospital a que me atendieran, y al día siguiente viajé a Miami donde tendría una reunión muy importante para la  reestructuración  de  la  OMS,  que  había  convocado  la entonces  recién  llegada  directora,  quien  era  la  antigua  primera  ministra de  Noruega,  Gro  Harlem  Brundtland  (fue la Directora General de 1998 a 2003).  Llegué el día antes, me registré en el hotel y fui a un restaurante a cenar; saliendo de allí, dos adultos me acorralaron contra la entrada de un edificio, me patearon y me pusieron un revólver en la nuca y me dijeron: ‘esperamos  que  haya entendido  la  lección  que  le  dieron  en  Río  de  Janeiro  y  deje  de  criticar  a  la industria  farmacéutica’.  Lo de Río había pasado casi 24 horas antes y me di cuenta de que había algo orquestado.
– CMG:  ¿Qué  le  dijeron  en  la  OMS?
GV:  La  OMS  tomó  una  actitud  bastante  absurda,  pero después  de  varios  años la entendí claramente; me dijeron que callara, que fuera totalmente hermético. No me parecía sensato, pero creo que querían evitar un escándalo. Luego recibí una serie de intimidaciones telefónicas y pedí que interceptaran mi teléfono, para lo cual tuve que solicitar una autorización del Ministerio del Interior de Francia, quien solicitó una investigación de los hechos que duró más de un año. Al regresar a Ginebra, la Directora General me ofreció un cambio de puesto por uno del mismo nivel o inclusive más alto para protegerme.  Les  dije:  “no  piensen  en cambiar  mi  trabajo  por  uno  distinto  después  de  haber invertido  más  de  20  años  de  mi  vida  en  la  lucha  por medicamentos”.  Entonces, me indicaron unas condiciones de seguridad, entre ellas, viajar siempre con guardaespaldas.
GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD-2

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez  – Foto: El Espectador

– CMG:  ¿Siempre  estuvo  respaldado  por  la  OMS?
GV:  Yo era consciente que eran amenazas para intimidarme, pero que no me asesinarían; sin embargo, todo el escándalo alrededor dio mucha visibilidad al trabajo que yo hacía y a lo que hacía la OMS en ese campo, y por lo mismo hubo un gran apoyo por parte de la organización. Inclusive,  hubo  varias  tentativas  del Gobierno  de  los  Estados  Unidos  (empujado  por  la  industria  farmacéutica)  para  que  me  sacaran  de  la  OMS. Esa directora siempre me apoyó, pero luego llegaron otros directores que pensaban que Velásquez era demasiado incómodo para la OMS, y cuando había planes de cambiarme de cargo, países como China, Brasil e Indonesia y la región de África del Sur siempre me apoyaron.
– CMG:  ¿Por  qué  los  Gobiernos  decidían  en  nombre  de  a OMS?
GV:  La OMS es un organismo intergubernamental, una agencia de la ONU que pertenece a los países, es como el ministerio de salud del mundo y como tal, debe estar financiada por fondos públicos, por los gobiernos.
– CMG:   Pero  se  sabe  que  la  OMS  recibe  donaciones  privadas
GV:  Desde su fundación en 1948, esta agencia dependía 100 por ciento de las contribuciones obligatorias de los 194 países miembros. En los últimos años, mucho menos del 20 por ciento (algunos dicen que hasta el 12 por ciento) consta de las contribuciones públicas obligatorias de los países, y el resto es dinero del sector privado siendo contribuciones no regulares ni obligatorias, sino voluntarias. Es decir, países como Inglaterra, Francia, Estados Unidos y muchos países nórdicos dan su cuota pública obligatoria del presupuesto regular, pero por encima de eso dan millones de dólares que dicen ser voluntarios para que se empleen en algún programa.
GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD-5

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez

– CMG:  ¿Eso  significa  que  al  dar  donaciones  tan  grandes toman  decisiones?
GV: Tiene toda la razón. La primera decisión que quieren es que el dinero se invierta en esto y no en lo otro, y si la contribución es muy importante, ordenan un comité consejero o una instancia para que dé consejos al programa al que dan tanto dinero, y así toman el control ideológico y político del programa. Lo último es que  el segundo  donante  de  la  OMS  es  la  fundación  Bill  y  Melinda Gates.
– CMG:  Teniendo  en  cuenta  que  es  el  segundo  donante  más grande  ¿cómo  influye  Bill  Gates  en  la  OMS?
GV: Existe  un  riesgo  de  que  sea  el  primero  ya  que  los  Estados  unidos  anunciaron  que  se  retiran,  y  si  se  confirma  su  retiro,  el  primer  gran  donante  sería  Bill  Gates.  La OMS tiene varios comités científicos: el que hace la política de la lucha contra el sida, el comité que lucha contra la malaria, etc.; y Gates como quiere estar en todos los comités técnicos por invertir tanto dinero, también quiere involucrarse como observador, otras veces pide derecho a la palabra y en otros comités se le da derecho al voto.
GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD-20
– CMG:  ¿Decide  sobre  los  medicamentos  que  se  deben prescribir  a  los  pacientes  en  todo  el  mundo?
GV: Claro, inclusive, representantes de la Fundación Bill y Melinda Gates están en los comités que toman las decisiones y crean las políticas de salud; de manera que él puede llegar a decidir qué medicamentos van a empezar a tomar los hipertensos; si bien hay un comité técnico de expertos que estudian y toman esta decisión, Bill y Melinda Gates también opinan. Y si ellos y sus representantes, como puede pasar y realmente ocurre (porque no tienen el dinero debajo del colchón sino en el mundo real, en la industria farmacéutica y de la alimentación), recomiendan a nivel mundial que para alguna enfermedad se consuma y/o prescriba un determinado  medicamento,  se  genera  un  conflicto  de  intereses  brutal  porque  ellos  inclinarán  la  balanza  a  su favor,  recomendando  el  medicamento  de  alguna  firma donde  tengan  acciones,  es  decir,  si  las  ventas  suben astronómicamente,  ellos  también  obtienen  más  dinero.  Se está perdiendo la independencia de las recomendaciones y normativas de la OMS en materia de salud pública a nivel mundial por motivos comerciales, financieros y económicos.
– CMG: Algunos  médicos  italianos  (específicamente  un  médico  de  Florencia,  Italia)  afirma.   Que  Bill  Gates  en compañía  de  la  OMS  en  los  últimos  años  ha  manipulado varias  patentes  de  dispositivos  médicos  que  pueden  ayudar en  la  salud  pública.  ¿Qué sabe al respecto?
GV: Desde que él es el hombre más rico del mundo, se las arregla para hacer manipulaciones que le devenguen algún interés de carácter financiero y de protección de la propiedad intelectual; por ejemplo, una compañía pequeña, un pequeño laboratorio está desarrollando un medicamento que puede ser muy interesante, y como él es el hombre más rico del mundo va y compra el laboratorio, lanza el producto y se vuelves más millonario. Pero Bill y Melinda Gates no son el único ejemplo, y hay otro caso reciente. Un medicamento que puede curar la Hepatitis C –de la cual están afectadas 70 millones de personas en el mundo– que se llama Sofosbuvit y que con un tratamiento de 3 meses podía curar al paciente, se venía desarrollando por una pequeña industria farmacéutica estadounidense; aún no habían llegado al medicamento y por espionaje, otra firma americana  (Gilead,  la que  nos  vendió  y  nos  estafó  con  el  Tamiflú  para  tratar  la gripa  AH1N1)  compró todo el laboratorio porque sabía que en la lista de cosas que estaban investigando había este medicamento potencialmente curativo. Compraron, desarrollaron el producto y lo sacaron al mercado por un valor de 84 mil dólares el tratamiento para curar la Hepatitis C, cuando los costos de producción del tratamiento de los 3 meses eran de sólo 100 dólares.
6-GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD-

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez

– CMG:  Tengo  entendido   que  no  sólo  manipulan  patentes de  medicamentos.  Sé  del  caso  de  un  médico  italiano  que  invirtió  8 millones  de  euros  en  un  dispositivo  médico  para la  seguridad  del  nacimiento,  ayudando a  las  contracciones uterinas  sin  provocar  daños  a  la  mamá  y  al  bebé  y eliminando  la  MANIOBRA  DE  KRISTELLER,  pero  cuando iba a ser lanzado al mercado, pasó algo con la OMS y Bill  Gates,  y  el  desarrollo  del  dispositivo medico se frenó.
GV: Podríamos ir más allá; yo conozco el tema de la industria farmacéutica porque ha sido mi campo, pero si se piensa, por ejemplo, en la industria de los alimentos, el drama es aún peor; los lobbies y las presiones son gigantescas, y se supondría que la OMS podría sacar normas para el uso de aditivos, colorantes y azúcar en los alimentos, pero  la  industria  se  opone  porque  si  la  agencia ordena  que  las  gaseosas  deben  tener  mucho  menos  azúcar  de la  que  tienen,  serían menos adictivas y las ventas bajarían. Es otra batalla que perdió la OMS. Inclusive, la industria alimenticia es más poderosa que la farmacéutica. Y lo peor es que Bill y Melinda Gates tienen su dinero también en la industria de los alimentos, seguramente, tienen acciones en McDonald’s y Coca Cola y estas industrias ‘no saludables’ están financiando a la OMS creando un conflicto de intereses.
– CMG:  En  su  opinión  ¿cómo  cree  que  la  OMS  está manejando  la  crisis  sanitaria  desatada  por  el  COVID-19?
GV: Su tentativa por manejarla ha sido muy interesante. La  tragedia  es  que  nadie  los  está  oyendo  y  los  países  hacen  lo  que  les  da  la  gana.  Poder retomar las riendas y decir somos la agencia, el ministerio y el gobierno de salud del mundo y por ello, déjenme legislar, es el desafío de la OMS. Desde hace seis meses, la Organización Mundial de la Salud ha estado aconsejando que se necesita una cuarentena de 14 días; pero por razones económicas, Francia y otros países dijeron que 14 días era mucho tiempo en términos económicos, pues si dejaba al trabajador en casa ese tiempo sería muy grave financieramente hablando, y por eso la redujeron a siete días. La OMS respondió: ‘es absurdo, se necesitan 14 días’, pero el Parlamento Francés se mantuvo en su decisión de siete días y no la tuvieron en cuenta. Ahora, si entras a la página de la OMS, encuentras cantidades de material donde la misma agencia recomienda directamente al público en general; es la primera vez en la historia que esto pasa. La  OMS  hacía explicaciones  a  los  gobiernos  y  ahora  está  explicando  al individuo,  al  ciudadano  de  a  pie:  estornude  así,  lávese  así, póngase  la  mascara  de  esta  forma.  Están haciendo educación sanitaria desde la Organización hacia el individuo y ya no, al estado.
 

 

– CMG:  Dicen  que  la  OMS  ha  dado  un  mal  manejo  a  la pandemia.
GV:  Los europeos no han criticado a la OMS; al contrario, la han respaldado al punto de que en Alemania la canciller Angela Merkel anunció que doblaría la contribución financiera.  El  único que  está  haciendo  un  ataque  frontal  a  la  OMS  es  Trump diciendo  que  la  Organización  está  en  manos  de  China,  que Estados  Unidos  se retirará,  etc.
GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD--Prof-Belli---9

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez

– CMG:  Lo anterior no es cierto. Si Trump sigue en el poder, él no retirara el apoyo a la OMS; sus amenazas son su estrategia.
GV: No sé, este tipo está tan loco que se puede salir, pues su guerra cazada no es con la OMS sino con el sistema multilateral. Estados Unidos quiere salirse del todo de la OMS, de la Organización Mundial del Comercio, de la Organización sobre la Propiedad Intelectual, del Acuerdo Sobre el Cambio Climático; en lo que esté todo el mundo, él no quiere estar.
– CMG:  ¿Qué  opina  sobre  los  grupos  negacionistas  de  la  pandemia?
GV: Te contaré una anécdota. Hay una revista española con mucha difusión, que se llama  SALUD  DISCOVERY;  por razones particulares, tomaron una postura negacionista de la pandemia; para ellos, es una mentira. Me llamaron para entrevistarme  pero me negué, pues soy consciente de los datos estadísticos de los efectos de la pandemia y no puedo negarla. Me ofrecieron publicar un gran despliegue aclarando que soy un experto opuesto a la postura de la revista, con la intención de contar con mi voz como defensor de las vacunas (tampoco creen en ellas) al considerarlas como los instrumentos más importantes en la salud pública. Y este es sólo un caso,  porque  hay  muchos movimientos  que  están  negando  la  existencia  de  la pandemia,  lo  que  me  parece  una  vergüenza  total  porque es  ir  en  contra  de  la  ciencia  y suponer que las vacunas no funcionarán, que nos envenenarán y que Bill Gates quiere matar a las personas, etc.
– CMG:  Sobre  todo,  estas  posturas son  adoptadas  por algunos  médicos  e  incluso  científicos.
GV:  CIENTÍFICOS  MUY  ENTRE  COMILLAS,  Y MÉDICOS  probablemente pagos, porque alguien serio que tenga una visión independiente y sea un investigador en salud pública o un médico no puede negar, a estas alturas, los beneficios de las vacunas ni la existencia de una pandemia. La poliomelitis ha sido una de las enfermedades más trágicas de la humanidad pues era doloroso que la gente mantuviera arrastrándose por las calles, y fíjate que fue una vacuna la que erradicó la poliomelitis. Hoy en día, si encuentro (lo cual me ocurre) parejas que no quieren vacunar a sus hijos, les digo que están locos. Eso del negacionismo de la pandemia o de las vacunas es algo que hace daño y tiene poca credibilidad porque no tiene bases científicas.
– CMG:  Como  experto,  ¿qué  piensa  cuando  le  dicen  que  el coronavirus  no  es  un  virus,  sino  una  bacteria?
GV: ES  UNA  MENTIRA  OLÍMPICA.  Son  dos  cosas  totalmente distintas y ahora hay cantidades de científicos que lo han caracterizado como tal, ya que es un virus de una familia no desconocida; es de características nuevas y sus síntomas son los de una enfermedad aguda respiratoria, como una gripa, que como ésta es producida por un virus y no por una bacteria. Y eso está reconocido en la ciencia y la medicina desde hace más de 30 años. Decir que fue creado en el laboratorio, tampoco tiene sentido; los chinos han sido claros sobre el origen de todo esto e inclusive,  el  ADN  del  virus  fue  comunicado  por  científicos  chinos  al  resto  del  mundo.
7-GERMAN-VELASQUEZ-OMS---ESTILO-DE-VIDA-BY-CLAUDIA-M.-GOMEZ-–-SALUD-–-MEDICAMENTOS--–-EL-ARTE-DE-LA-SALUD--

Magazine El Arte de la SALUD by Claudia M. Gómez

– CMG:  ¿Y  qué  opina  del  uso  del  tapabocas?  ¿Sí  es  una  ayuda de  protección  personal?
GV: Es absolutamente fundamental. Cualquier persona que se encuentre en un lugar público y no pueda conservar el distanciamiento de 1,50 m debe usarlo.  Lo  que  ocurrió  fue  que  cuando  la  OMS tuvo  que  haber  dicho  esto,  países  europeos  como  Francia  e Inglaterra  no  tenían  tapabocas  suficientes,  entonces  los gobiernos  dijeron  a  la  organización  que  no  diera  esa  directriz, pero  cuando  empezaron  a  incrementar  el  stock,  la  OMS  dijo que  era  imprescindible;  luego señaló que era sólo para el personal sanitario y las personas vulnerables; después que era para todos en lugares públicos, donde la gente no pudiese respetar el distanciamiento. Desde el comienzo, la Organización Mundial de la Salud debió reconocer su uso obligatorio, pero explicando que no tenían tapabocas suficientes.
– CMG:  ¿Por  qué  en  agosto  2020  en  Inglaterra,  Francia, Alemania  e  Italia  gritaban  que  los  tapabocas  no  funcionaban e  inclusive,  en  Italia  los  quemaron  en  señal  de  protesta  por su  ineficacia?
GV: Lo que hacen algunos en Europa es pelear por suponer que es un atentado a la libertad de las personas. Si pones un aviso, una regla o una prohibición de que si alguien se lanza desde un puente corre el riesgo de morir ¿crees que es un atentado a la libertad? La evidencia de que si alguien se lanza desde un puente se mata, es la misma evidencia de que quien no use tapabocas se puede contagiar y contagiar a otros y es una contaminación mortal. A mí me molesta infinitamente la máscara, y cada vez que voy al supermercado o a la panadería se me olvida; debo regresar a casa por ella.
– CMG:  Por  último,  ¿Qué  opina  del  manejo  dado  a  la pandemia  en  Colombia?
GV: Seré cauteloso porque no vivo en Colombia hace 40 años y lo que puedo decir es ecos que me llegan de diferentes lados, y por eso quiero ser delicado y respetuoso. He seguido lo que hace el Ministerio  de  Salud  hace  25  años,  por relaciones que he tenido (muy buenas) con el Gobierno, ya que me piden mi concepto sobre algunas cosas muy buenas que hacen allí. El hecho de que Colombia, como muchos otros países, esté poniendo sus esperanzas en la COVAX  (que es un fondo internacional en donde pre compran las vacunas) es una señal de ingenuidad, porque es un organismo manipulado por la industria y por partes financieras.  Su ingenuidad también está en creer que al dar fondos a COVAX la vacuna le llegará mañana; llegará primero a  países  industrializados  como Estados  Unidos,  Japón,  países  europeos,  etc. La vacuna no llegará a Colombia antes marzo o abril 2021 (en el mejor de los casos).

AQUÍ: en un solo CLICK  

DESCARGA EL PDF de la revista completa

Revista El Arte de la SALUD